¿Tarifa eléctrica fija o indexada para mi empresa?

Seguramente que alguna vez se habrá hecho esta pregunta concluyendo que no hay manera de saberlo.

En este artículo, trataremos de hacer una primera aproximación a la cuestión, que por suerte tiene fácil solución si contamos con las herramientas adecuadas. Este  es el primer post  que forma parte de una serie de artículos en los que trataremos de explicar de forma sencilla , los entresijos de la facturación eléctrica.

El precio del kWh eléctrico consta de 3 partes principales: la parte regulada por el Gobierno o ATR (independiente de la oferta), la casación del mercado OMEL y los costes de servicios del mercado, que incluyen restricciones, procesos OS y pagos por capacidad.

A la hora de contratar o renovar un suministro eléctrico encontrarnos dos opciones de facturación: oferta fija, u oferta indexada a la cotización en OMEL.

  • La tarifa fija, como su nombre indica, implica que el precio de facturación de la electricidad es fijo todos los meses, independientemente de cómo se comporte el mercado eléctrico. La comercializadora predice el coste de los conceptos que forman parte del kWh a lo largo de un año (observando el mercado de futuros), para asegurarse su rentabilidad.
  • La tarifa indexada consiste en que el precio que paga el cliente por la energía que consume está referenciado a los precios de casación diarios en el Mercado mayorista (OMEL). El precio es distinto cada hora del día y depende de la oferta y la demanda de electricidad. (Existen diferentes tipos de contratos dentro del mercado indexado que veremos en profundidad en los próximos posts.)

La mayor diferencia reside en que en las tarifas de precio fijo, las comercializadoras cobran unos márgenes de seguridad para prevenir subidas de precio, mientras que con precio indexado, estos márgenes se ven reducidos al disminuir el riesgo de la comercializadora a posibles subidas del mercado. Así, las empresas que contratan la Tarifa Indexada respecto a la Tarifa Fija, se evitan pagar durante todo el periodo del contrato la prima de riesgo asociada a toda Tarifa Fija, además de permitir adaptar el consumo para aprovechar las horas en las que la energía eléctrica es más barata.

Entonces, ¿cuál es la mejor oferta para mí? Para poder elegir la tarifa óptima en nuestra empresa, lo primero es conocer y controlar los consumos. Para ello, es necesario contar con herramientas que permitan recolectar del contador la misma información de consumos que utiliza la comercializadora, para posteriormente poder simular diferentes escenarios de  facturación y comparar entre ellos.

La factura indexada puede ser una fórmula muy ventajosa para los consumidores de electricidad; sin embargo, presenta una gran complejidad a la hora de elegir cuál de las múltiples ofertas disponibles en el mercado es la más adecuada. Frente a esta situación, desde Smarkia hemos desarrollado la Factura Inteligente, que incluye funcionalidades cómo optimización de tarifa, pre-factura y optimizadores de potencia. En concreto, la Pre-factura eléctrica indexada permite la comparación sencilla de ofertas de diferentes comercializadoras. Así mismo, permite disponer de la facturas el día 1 de cada mes con el fin de prever el importe de la factura  y poder cotejarla con la recibida de la comercializadora.. Sin duda, una gran ayuda para controlar y optimizar el gasto en electricidad.

 

 

Factura electrica

 

Inditex
CBRE
Repsol
Vestas
Central Lechera Asturiana