Reduce la factura energética de la comunidad de vecinos

Las comunidades de vecinos tienen un conjunto amplio y variado de gastos comunes mensuales como limpieza, calefacción, luz, mantenimiento, etc. Cuidando un poco nuestros hábitos hacia un consumo más eficiente, se puede reducir un importante gasto mensual. Claro está que antes de los hábitos, está la comparativa de precios en cuanto a los servicios que nos ofrecen en la limpieza, el administrador, o en la energía. Sin lugar a dudas, este último es uno de los que mayores recursos económicos consume, pero que a su vez, aplicando medidas de eficiencia energética, se puede reducir, y por ello vamos a dar algunas pistas de por dónde empezar.

Comunidad de vecinos

Uno de los puntos en los que se puede lograr un mayor ahorro, es en la caldera central de la comunidad. Sustituir una caldera antigua por una más moderna, puede conseguir hasta un 45% de ahorro en el agua caliente y la calefacción.

En 2017, será obligatorio la contabilización individual de cada piso de los gastos en calefacción y agua caliente en aquellas comunidades cuya caldera sea central, de manera que se reparte todo el consumo en función del gasto efectivo de cada vecino. De esta manera, se busca que pagando lo que cada uno consume, haya un mayor ahorro energético y un menor consumo. Esta medida se basa en datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA), según el cual, conociendo el consumo real del usuario, este puede llegar a reducirlo hasta un 20%.

Muy importante también es el apartado del aislamiento, ¿sabías que el 80% de las viviendas de España no tiene un adecuado aislamiento? Y es que, por ello, el 70% de las pérdidas energéticas se producen a causa de un mal aislamiento, y no solo eso, además, los problemas de aislamiento reducen el bienestar y habitabilidad de las viviendas, ya que a parte del sobre coste energético, no protege adecuadamente del ruido exterior, pueden darse condensaciones, filtraciones, etc.

Los gastos en iluminación suelen ser el segundo mayor en todos los presupuestos, especialmente en caso de las viviendas. El uso de tecnología led en las zonas comunes, proporciona desde el primer momento un ahorro de hasta el 70%, tanto por su larga vida útil (hasta 50.000 horas), como por la posibilidad de disminuir la potencia contratada, ahorrando así el término fijo de la factura eléctrica. Y si además se acompaña con la instalación de detectores de presencia en dichas zonas, aumentará el ahorro.

Y si a todo esto, se implementa un sistema de monitorización energética, no solo simplificará las labores de gestión de las comunidades de vecinos, sobre todo en el caso de los administradores de fincas, además, permite conocer posibilidades de ahorro que existen en la instalación como las que hemos explicado arriba, cómo están funcionando las medidas implantadas, detectar, si los hubiera, despilfarros energéticos y conocer cómo atajarlos. Es por ello, que SMARKIA Monitor es perfecto a la hora de gestionar el consumo energético, no solo las empresas, también las comunidades de vecinos.

Inditex
CBRE
Repsol
Vestas
Central Lechera Asturiana