Medidas para mejorar la eficiencia energética de la organización

Hoy en nuestro blog de eficiencia energética, vamos a tratar pequeñas medidas que nos ayudarán a conseguir un bajo consumo en las instalaciones, logrando que nuestro negocio trabaje de manera más eficiente dentro de la economía sostenible y así la organización se ahorre dinero con ello.

  • El primer punto a abordar es el caso de las instalaciones de climatización, tanto sistemas de calefacción, como de refrigeración y agua caliente sanitaria. Estos, son con diferencia, de los mayores responsables del consumo en las instalaciones. La mejor manera de controlarlos, comienza con el diseño de las propias edificaciones, pero como este casi nunca estará en nuestra mano, deberemos velar más por medidas como el rendimiento energético de los equipos de climatización utilizados, que estos funcionen con combustibles de menor coste, el uso de sistemas de regulación de la temperatura que pueden ayudar a programar el funcionamiento de los equipos en base a los horarios y las zonas de trabajo, apoyar los sistemas de refrigeración con ventiladores o abriendo las ventanas cuando sea posible para crear corrientes que ayuden a bajar la temperatura en el interior, etc. Así como un mantenimiento constante de las instalaciones para evitar fallos y pérdidas de eficiencia.
  • Los consumos de iluminación también son uno de los mayores costes energéticos que debe afrontar una organización, por lo que cualquier acción al respecto repercutirá de manera sustancial en el global del consumo energético. Algunas de las acciones que se pueden tomar son la utilización o sustitución de los componentes por otros de menor consumo, un mantenimiento y limpieza de las instalaciones constante hará que se conserve el nivel de eficiencia de estos, el aprovechamiento de la luz natural ahorrará un gasto innecesario de iluminación artificial en diversos espacios y habitaciones, la utilización de sistemas de regulación y control de la iluminación y un correcto y responsable uso por parte de los empleados, entre otras. Pueden ser todas ellas pequeñas medidas que nos ayuden a lograr importantes reducciones del consumo energético de la organizacióAhorro energético en la organización
  • Hoy en día nuestro entorno laboral se compone principalmente de elementos ofimáticos, cuyos consumos individuales tienden a ser bajos, pero la suma de todos ellos, a lo largo de la jornada, supone una parte importante de la factura energética de la organización, yendo desde el 20% al 70% del total del consumo eléctrico en algunas empresas. Además, estos equipos generan con su uso calor, aumentando la temperatura en las instalaciones, lo que a su vez genera una mayor demanda del uso del aire acondicionado en las épocas más calurosas, de manera que a mayor sea la eficiencia de estos equipos, menos energía consumen y menor calor producirán con su funcionamiento. Además, en estos equipos habrá que tener cuidado con la posición de ‘Stand by’, ya que, al no estar realmente apagados, generan un consumo fantasma pese a no estar siendo usados.
  • Otra medida muy interesante, es el uso de energías renovables. El uso de estas fuentes alternativas de energía hace del nuestro, un consumo más respetuoso con el medio ambiente, e incluso, pudiera ser que nuestras instalaciones solo consumiesen energía procedente de fuentes renovables, en cuyo caso, las emisiones de CO2 por nuestro consumo y nuestra huella ecológica se reduciría notablemente, convirtiéndonos en una organización altamente ecológica y con menores gastos energéticos, pese a tener que amortizar la inversión de las instalaciones.
  • La implantación de un programa de eficiencia energética, a modo de sistema de gestión y control energético, nos permite ver el consumo de las instalaciones, y el correspondiente cálculo de eficiencia energética. De esta manera, controlamos los consumos, pudiendo tomar medidas, y ver los efectos de las mismas buscando mejoras constantes. Además, con el software de gestión energética SMARKIA 50001, cumpliremos con la normativa de eficiencia energética RD 56/2016, sin necesidad de realizar la opción de auditoría energética para cumplir con el Real Decreto, y permitiéndonos, a diferencia de esta, controlar y calcular el consumo energético de las instalaciones en todo momento.
  • Claro está, para todo esto es vital involucrar a todos los componentes de la organización, porque, por muchas medidas de energía sostenible implantadas en la organización, si no se actúa conforme a ello, se efectúan buenas prácticas y un consumo responsable por parte de los empleados, de nada servirá todo aquello que pongamos sobre el papel.
  • Y como todo, es necesario un buen mantenimiento constante de las instalaciones, ya que conforme pasa el tiempo y se usan los componentes, van desapareciendo los efectos positivos de las medidas adoptadas, el consumo aumenta nuevamente y las inversiones efectuadas pierden su eficacia. Si no se realiza un adecuado mantenimiento de los componentes, la inversión realizada se esfumará en cuestión de poco tiempo, así que para poder estar al tanto de cualquier variación en los consumos, tenemos que estar pendiente de los datos de aporta el sistema de gestión energética y de las medidas que indicará tomar para mantener o seguir consiguiendo mermar los consumos.
Inditex
CBRE
Repsol
Vestas
Central Lechera Asturiana