Las 7 fases para implantar con éxito un Sistema de Gestión ISO 50001 (IV): Seguimiento, medición y análisis

VERIFICACIÓN DEL SISTEMA DE GESTIÓN ENERGÉTICA

La siguiente fase para implantar un Sistema de gestión energética basado en ISO 50001 consiste en comprobar que todo funciona correctamente. Llegados a este punto comenzamos la fase “CHECK” (VERIFICACIÓN) del modelo P-D-C-A.

Una evaluación continuada de los objetivos, planes de acción e indicadores clave nos permitirá conocer si estamos consiguiendo los resultados deseados en cuanto a eficiencia energética.

Aunque la norma ISO 50001 considera la VERIFICACIÓN una única fase, vamos a explicar y profundizar en las sub-etapas más destacadas (siguiendo el Modelo de Sistema de Gestión según ISO 50001) de forma independiente, ya que implica actividades que son esenciales para garantizar el éxito.

 

SEGUIMIENTO, MEDICIÓN Y ANÁLISIS

En esta etapa las características clave (aquellas variables que determinan el desempeño energético de la organización) son monitorizadas y analizadas de forma regular.

De este modo, verificamos el efecto de las mejoras implantadas y detectamos las posibles degradaciones del rendimiento energético.

  1. DEFINIR LAS CARACTERÍSTICAS CLAVE A MONITORIZAR

Veamos a continuación las características que, como mínimo, deberíamos incluir en este punto:

USOS ENERGÉTICOS ELEVADOS Y VARIABLES ASOCIADAS

Los usos significativos de energía (pueden ser de una instalación, equipo, sistema o proceso) requieren especial atención porque un alto porcentaje del consumo total de la energía es empleada por ellos y también porque son en estas áreas donde existe una oportunidad de mejora más sustancial. En consecuencia, un pequeño cambio o desviación en las operaciones, procedimientos, equipos o mantenimiento puede afectar el consumo total de la empresa. La monitorización regular de estas características permitirá determinar el desempeño actual, compararlo con el histórico y detectar cambios que pueden ser tratados para restablecer operaciones efectivas y controlar el uso y consumo de la energía.

Por otro lado, las variables asociadas a un uso elevado de energía son aquellas que pueden tener un alto impacto en el consumo de energía de un proceso (velocidad en la línea, eficiencia de los equipos, niveles de humedad, etc.). Determinar con precisión las variables independientes más relevantes, contribuirá positivamente a definir un modelo que facilite el análisis del desempeño asociado.

En este sentido es aconsejable que consultemos a fabricantes de equipos, operadores y personal de mantenimiento y también que revisemos los datos de desempeño y procesos similares para identificar aquellos parámetros que impactan en el uso y consumo de la energía.

INDICADORES DE DESEMPEÑO ENERGÉTICO (IDEns)

La monitorización de los IDEns (medidas para cuantificar el desempeño energético que ha definido la propia organización) es de vital importancia porque proporcionan información crítica sobre el rendimiento de las entidades (equipos, procesos, departamentos, líneas de producción, instalaciones u otros componentes) para las que han sido definidas.

RESULTADOS DE LA REVISIÓN ENERGÉTICA

 

Aquí se incluyen componentes que proporcionan datos para evaluar el desempeño y consumo energético: fuentes de energía, uso y consumo pasado y presente, y desempeño actual de instalaciones, equipos, sistemas y procesos asociados a los usos significativos de la energía. Los tres primeros suelen estar disponibles en la factura mensual de electricidad de la instalación. En cambio, el desempeño energético lo obtendremos sólo a través de equipos de medición y análisis.

 

EFECTIVIDAD DEL PLAN DE ACCIÓN

 

Monitorizaremos, mediremos y analizaremos los planes de acción para determinar si los objetivos y metas establecidas se están cumpliendo de forma efectiva. Para ello compararemos el consumo esperado (asociado a aquellos proyectos que fueron implementados para lograr los objetivos) con los resultados reales una vez completado el proyecto.

Posteriormente analizamos tanto los procesos exitosos como aquellos en los que los objetivos no han sido alcanzados. Los primeros para poder reproducirlos en otros procesos, los segundos para determinar las razones de ese déficit y coordinar el seguimiento más apropiado.

La efectividad del plan de acción se puede evaluar tanto durante como después de su implementación, y será modificado si no resulta efectivo.

DATOS DEL CONSUMO REAL FRENTE AL ESPERADO

 

La organización monitorizará el consumo de energía de procesos, equipos, sistemas o instalaciones y lo comparará con el esperado (aquel que hemos asociado a experiencias pasadas, planes de producción, iniciativas estratégicas u objetivos).  El análisis de estas divergencias nos servirá para identificar los elementos que pueden mejorar el desempeño ante posibles duplicaciones o aislar aquellos problemas que pueden ser solventados.

USO FUTURO DE LA ENERGÍA DE LOS USOS ELEVADOS

 

Dentro de la fase de revisión hicimos una estimación del empleo y consumo energético futuro de los usos elevados. Ahora la organización determinará el intervalo máximo “futuro” y monitorizará los supuestos y los criterios empleados para estimar ese uso futuro de la energía. Se recogen y analizan los datos necesarios y se hacen los ajustes adecuados para maximizar el desempeño energético.

Para las estimaciones consideraremos, entre otros, los planes de compra de equipamiento, cambios en el producto, los planes de producción, las condiciones del mercado, la disponibilidad de combustible y las mejoras en el proyecto.

PRIORIZAR LAS OPORTUNIDADES DE MEJORA

 

Evaluaremos y ordenaremos por grado de prioridad (según los criterios definidos por la organización) las oportunidades de mejora que hemos identificado en la revisión energética.

 

Con este proceso nos aseguramos que estamos aprovechando los beneficios del sistema de gestión energética. Es más, la monitorización y análisis de las características clave (y más concretamente de los IDENs) puede aportarnos directamente ahorros adicionales.

  1. DEFINIR E IMPLEMENTAR UN PLAN DE MEDICIÓN

Tras determinar las características clave definiremos, organizaremos y documentaremos un plan que incluya las actividades de monitorización y medición.

El contenido del plan variará dependiendo del tamaño y complejidad de la organización y sus equipos de monitorización y medición pero como mínimo incluirá:

  1. Especificaciones de los sistemas, procesos o equipos que van a ser monitorizados o medidos.
  2. Frecuencia de la recogida de datos
  3. Método/s de recogida
  4. Descripción del proceso de análisis de datos
  5. Requisitos de la calibración

Posteriormente concretaremos los detalles que aseguren la recogida de datos de calidad:

Formulario plan medición energética

Ejemplo de formulario para elaborar el plan de medición energética

Finalmente, y para asegurar el éxito del proceso, resigtraremos los resultados de las actividades de monitorización y medición y, por supuesto, definiremos y realizaremos revisiones periódicas.

  1. ANALIZAR Y RESPONDER A LAS DESVIACIONES SIGNIFICATIVAS

Como queda dicho, las características clave nos servirán para determinar el desempeño energético pero, ¿qué hacemos con los datos recogidos? La información obtenida en la monitorización y medición de esos mismos atributos nos van a permitir identificar las desviaciones significativas. Es la propia empresa la que definirá qué se considera como desviación significativa. De este modo, podremos detectar mejoras o debilidades en nuestro desempeño energético y por tanto, tomar las medidas oportunas si el personal responsable (y experto) así lo estima.

 

 Los datos recogidos en la monitorización y medición de las características clave nos va a permitir identificar las desviaciones significativas 

 

Algunas medidas para especificar desviaciones significativas son:

  • Valores fuera de los límites de control.
  • desviaciones significativas 50001Porcentaje de variación en el valor.
  • Identificación de tendencias.
  • Nivel de variación entre el desempeño esperado y el real.
  • Variación en los IDEns.
  • Cambios en la eficiencia de los equipos.
  • Variación en ciertas variables del rendimiento energético.
  • Insuficiencia en el cumplimiento de objetivos y metas.

 

Tras analizar todas estas desviaciones, desarrollamos la respuesta más apropiada a cada una de ellas. Los análisis e investigaciones abarcan desde operaciones básicas y normales, hasta la evaluación del uso y consumo esperado, como resultado de los cambios en los procesos y la implementación de las oportunidades de mejora.

El análisis de las desviaciones que resulten positivas (en cuanto a mejoras en el rendimiento energético) nos servirá para que las podamos reproducir en otros sistemas energéticos. En cualquier caso, será la propia organización la que determine si las desviaciones significativas se tratarán posteriormente en la fase de acciones correctivas o se analizarán en un proceso independiente.

  1. CALIBRAR LOS EQUIPOS DE MONITORIZACIÓN Y MEDICIÓN

En un SGE basado en ISO 50001, se necesita que los equipos empleados para monitorizar y medir los datos asociados a las características clave proporcionen datos precisos y repetibles, que permitan su comparación en el tiempo de manera homogénea.

Un programa de calibración es el medio para asegurar que se realiza correctamente el mantenimiento de los equipos de monitorización y medición. Dentro de este programa, llevaremos a cabo las siguientes tareas:

  • Identificación de los equipos a ser calibrados.
  • Especificar el método de calibración.
  • Establecer la tolerancia y frecuencia de la calibración.
  • Definir las responsabilidades del personal a cargo del proceso de calibración.
  • Proporcionar y actualizar la documentación apropiada sobre la calibración.

Si se decide externalizar la calibración, muchas de estas funciones las desempeñará el contratista. En cualquier caso, deberemos mantener registros actualizados de todo el proceso y definir claramente las responsabilidades de cada persona.

En resumen, en esta etapa de la verificación del SGE estableceremos un plan de medida y verificación de los consumos energéticos y determinaremos el procedimiento para seguirlo de forma continua. Asimismo la dirección garantizará, a través de los registros de calibración, que los equipos de monitorización y medición de características clave proporcionan datos precisos y repetibles.

 

EVALUACIÓN DEL CUMPLIMIENTO DE REQUISITOS LEGALES ENTRE OTROS

cumplimiento requisitos legales

Dentro de la fase de revisión, la empresa debe evaluar si se está cumpliendo con los requisitos legales y con otras normas y directrices aplicables en relación al uso y consumo de la energía. Lo ideal es que el SGE sirva a la organización como medio para identificar cuál es el estado de ese cumplimiento.

El equipo de Gestión Energética se reunirá periódicamente para llevar a cabo estas evaluaciones. 

 


¿Cómo puede SMARKIA 50001 ayudarme en la fase de seguimiento y en el cumplimiento de requisitos?

Con SMARKIA 50001 podrá realizar el seguimiento de todos los parámetros del sistema de gestión energética de una forma sencilla y agrupada.

Una vez que se han identificado cuales son los indicadores y las características clave del sistema, la plataforma realizará el seguimiento automático de los mismos. Todo ello apoyado en el potente interfaz gráfico de la plataforma y en la generación de reportes específicos.

Un punto clave dentro de la fase de Verificación, es la definición del plan de medición que nos permita llevar un control de los datos con los que cuenta el SGE, incluyendo aquellas variables que requieran una carga manual. Con el fin de simplificar esta gestión, la plataforma muestra de forma gráfica cual es el estado del plan de medición, analizando de forma automática que variables o parámetros están desactualizados e informando mediante notificación al responsable del plan de medición para que tenga constancia al momento de cualquier incidencia acontecida.

verificacion iso50001

Verificación de características clave con Smarkia 50001

En paralelo al plan de medición, es necesario controlar que los diferentes equipos de medida instalados funcionan correctamente y de esa forma evitar la toma de decisiones equivocadas. Es por ello que la plataforma comprueba de forma automática que todos los equipos de medición instalados están correctamente calibrados, evaluando y planificando las sucesivas calibraciones futuras. Por ello el responsable del plan de medición, tendrá esta información por adelantado para así poder planificar con tiempo las actuaciones sobre equipos de medida.

Dentro de la verificación del SGE, es importante comprobar que todos los requisitos de aplicación al centro de trabajo se están cumpliendo y en el caso de que no sea así, abrir las acciones correctivas pertinentes. Smarkia evalúa de manera autónoma las programaciones de dichos requisitos, permitiendo a cada usuario la gestión de tareas y el seguimiento de las mismas. Adicionalmente esta funcionalidad estará relacionada de forma sencilla con la gestión de no conformidades, en el caso de que los requisitos legales no se estén cumpliendo de acuerdo a su definición.

No esperes para implementar con éxito un Sistema de Gestión Energética basado en ISO 50001, Smarkia puede ayudarte. Contáctanos ahora.

Inditex
CBRE
Repsol
Vestas
Central Lechera Asturiana