Las 7 fases para implantar con éxito un Sistema de Gestión ISO 50001

En el mercado actual, la energía se ha posicionado por sí misma como un componente crítico para la competitividad de la empresa, pudiendo ser un activo muy significativo para el negocio siempre que la Dirección consiga controlar su gestión. Está demostrado que mejorar el rendimiento energético ayuda a la empresa a maximizar sus activos energéticos, reduciendo así el coste y el consumo de energía.

Por este motivo, los grandes consumidores de energía ya están estableciendo medidas que van más allá del mero ahorro. Una empresa no puede, de forma individual, controlar el precio de la energía, las políticas gubernamentales ni la economía global, pero sí puede gestionar su energía aquí y ahora. Un acercamiento razonable para asegurar y mejorar el rendimiento energético de una empresa es implementar un proceso sistemático basado en la estructura de gestión de energía propia de la empresa. En este sentido, los Sistemas de Gestión Energética (SGE) están permitiendo a las empresas que los implantan reducir el consumo energético, mejorar la eficiencia energética y optimizar la productividad y la rentabilidad.

En este contexto, la aparición de ISO 50001:2011 estandarizó mundialmente los requisitos de los SGE, para que las compañías con una gestión energética sólida pudieran ser reconocidas desde un punto de vista objetivo y neutral. Como ya explicamos anteriormente, los beneficios de aplicar la política ISO 50001 son muchos, pero la mayor motivación que destacan las empresas a la hora de decidir implantar un SGE basado en ISO 50001 es el importante ahorro de costes que se obtiene (fuente: Verdantix). Sin embargo, las ventajas que directa e indirectamente obtienen todos los departamentos implicados en el proceso de toma de decisión van más allá del mero ahorro económico y energético.

A continuación enumeramos, para cada uno de los departamentos involucrados en el proceso de decisión, los más destacados:

BENEFICIOS DE LOS SGEn BASADOS EN ISO 50001
DEPARTAMENTOBENEFICIOS
DIRECCIÓN
  • Mejora de la competitividad y la productividad.
    Un SGE permite a la compañía sistematizar el análisis y gestión de la energía, así como reducir su uso, de manera que disminuyen los costes de la energía al tiempo que aumenta la productividad y competitividad.
  • Satisfacer las expectativas de clientes y accionistas
    Seguir el estándar del SGE demostrará a inversores y clientes el compromiso por parte de la empresa por mejorar su rendimiento.
FINANCIERO
  • Reducir los costes de energía año tras año.
  • Minimizar los costes no operativos.
  • Facilitar el acceso a la financiación:
    Cuantificar y demostrar los beneficios de los proyectos de eficiencia energética tiene el potencial de estimular a las compañías privadas a invertir en las oportunidades identificadas. Además, documentar y cuantificar el uso de la energía y ahorrar en energía y costes de acuerdo a una metodología estandarizada, ayuda a las entidades financieras a valorar mejor los riesgos y los retornos de esas inversiones.
OPERACIONES Y
SUPPLY CHAIN
  • Menor coste de mantenimiento y vida más larga de los equipos e instalaciones.
  • Mejores prácticas en el día a día: Menos interrupciones, menos correcciones  y menos tareas incompletas, ya que el proceso y las responsabilidades del personal están claramente definidas de acuerdo a las necesidades reales.
  • Asegurar que se mantiene un proceso de mejora continua.
  • Reducción de costes en la cadena de suministro:
    Todos los miembros de la cadena de suministro (empresas, proveedores y clientes) resultan beneficiados gracias a la integración del SGEn con algunas de las actividades con proveedores. Por ejemplo, reducir la huella de carbono y los costes de producción, que conlleva un coste total menor, y por tanto la posibilidad de rebajar el precio al público. 
MEDIOAMBIENTE
& RR.HH.
  • Al mantener un sistema de gestión energética conforme a la certificación se demuestra públicamente la responsabilidad social corporativa de la compañía.
  • Menor generación de residuos y menor polución en los centros de trabajo.
  • Mejora en las condiciones de los trabajadores.
  • Asegurar que todos los miembros del equipo conocen sus roles y responsabilidades en eficiencia energética.
  • Fomentar una mayor conciencia energética dentro de la cultura de la organización. 
MARKETING
  • Optimización de la imagen de la empresa.
  • Mejora de la calidad final del producto.
LEGAL
  • Cumplimiento normativo: La correcta adopción y el uso sistemático de un SGE hace más sencillo el cumplimiento de las regulaciones políticas (por ejemplo, emisiones de Carbono) y la reducción del riesgo de multas.

 

En definitiva, un Sistema de Gestión Energética basado en la norma ISO 50001 cubre todas las etapas de la implementación y funcionamiento del proceso, proporcionando un marco de actuación específico para que la empresa tome las medidas a corto y también a largo plazo que repercutirán positivamente a todas las partes interesadas de la organización.

 

Modelo de Sistema de Gestión según ISO 50001

Modelo de Sistema de Gestión según ISO 50001

 

En los próximos posts del blog expondremos de forma detallada cada una de estas fases para implantar y poner en marcha un sistema de gestión de eficiencia energética eficaz de acuerdo con el marco establecido por la norma y cómo benefician a los responsables del mismo.

Si no te quieres perder ninguno de los artículos, síguenos en Twitter, LinkedIn y Google Plus, donde podrás estar al día de éstas y otras noticias de tu interés.

 

Inditex
CBRE
Repsol
Vestas
Central Lechera Asturiana