La importancia de la monitorización energética en hoteles

Hace unos días finalizaba en Madrid la Feria Internacional de Turismo (FITUR), donde pudimos conocer los resultados del año 2015 en el sector turístico, cuyo PIB creció hasta situarse en el 3,7%, representando el 11,7% del total español (Fuente: Exceltur).  El sector turístico, uno de los más saneados y estables, juega un papel estratégico en el desarrollo de la economía española, no sólo por el empleo que genera, sino por los efectos positivos sobre otros sectores productivos. En este sentido, la eficiencia energética se ha convertido en una herramienta fundamental para  la competitividad del turismo en general y de los hoteles en particular. De hecho, el 83,4% de las empresas turísticas españolas manifiesta haber mejorado sus márgenes gracias a las políticas de rentabilidad operativa aplicadas durante los últimos años y a la notable reducción de los costes energéticos y financieros durante 2015 (Fuente: Exceltur).

La energía puede llegar a suponer el 25% de los costes de explotación de un hotel, situándose como el segundo mayor gasto operativo por detrás de las nóminas, y hasta un 60% de sus emisiones de CO2. Por otro lado, cada vez son más los hoteles que se han dado cuenta de que la energía no debe ser considerada como un gasto general fijo, sino como una oportunidad para reducir significativamente los costes sin necesidad de hacer grandes inversiones, pues resulta más sencillo aumentar la rentabilidad del negocio reduciendo estos costes que incrementando las ventas. Por ejemplo, conseguir un ahorro en la factura energética del 20% equivale en términos de ventas a aumentar un 5% la cantidad de reservas. Por tanto, para maximizar los recursos disponibles y desmarcarse de la competencia, la eficiencia energética se convierte en el fin y el control sobre los consumos e indicadores de desempeño energético en el medio.

Los beneficios de las políticas de eficiencia energética en hoteles

Como queda dicho, la eficiencia energética es ya una prioridad para el sector hotelero. Eficiencia energética significa hacer mejor uso de la energía, y las actividades que  pretenden implantar los responsables de los hoteles se dirigen precisamente a crear una política energética sostenible que fomente comportamientos, métodos de trabajo y operaciones que reduzcan el consumo de energía. El objetivo último de las políticas de eficiencia energética es acercarnos a una situación de máxima competitividad, pero también conlleva otros beneficios:

  • El compromiso de los hoteles por la eficiencia energética ayuda a cumplir con los objetivos del país y a salvaguardar el medioambiente.
  • Hacer un negocio responsable con el medio ambiente origina oportunidades para entrar en nuevos mercados.
  • Mejora la imagen pública y la opinión de los clientes.
  • Una política medioambiental inapropiada puede dañar la relación con bancos, aseguradoras, empleados, proveedores, medios de comunicación y con la comunidad local.
  • Descuidar los detalles, por ejemplo un mantenimiento pobre de instalaciones y equipos, influye negativamente en la opinión de huéspedes y empleados. Al contrario, el cuidado de instalaciones y condiciones de trabajo favorece la estabilidad y productividad de los empleados.

 

 “ El objetivo último de una política de eficiencia energética es acercarnos a una situación de máxima competitividad

Cómo poner en marcha un programa de eficiencia energética en hoteles

Un sistema de eficiencia energética se implanta normalmente cuando se detecta una oportunidad de optimizar el consumo (y por tanto el coste) energético. Sea quien sea quien exponga esta necesidad, el primer paso, imprescindible para el éxito del programa, es conseguir el compromiso por parte de la Dirección del hotel o la cadena hotelera para que dé el visto bueno a la puesta en marcha. De esta forma, nos aseguramos de que la energía va a ocupar una posición central dentro del negocio.

Una persona del hotel con un cargo de responsabilidad será nombrada para dirigir el programa de forma estratégica y otro empleado lo hará a nivel operacional. Es importante que este último, considerado el responsable de energía, esté altamente motivado y que aquél se involucre lo suficiente como para proporcionar los recursos necesarios para el programa.

El siguiente paso es ganar el control de la situación. Primero familiarizándose con las facturas actuales (tarifas, proveedores, períodos tarifarios, etc.), después comprendiendo dónde se emplea más energía y dónde se encuentran las oportunidades de ahorro. Para ello es indispensable medir cada área por separado (recepción, conferencias, habitaciones, cocina, bar, etc.) e identificar cuál consume más.

Las oportunidades de mejora se reflejan en el plan y después la dirección del hotel decide cuáles se van a llevar a la práctica.  La fase posterior a la implementación es igualmente importante: el seguimiento. Por una parte, hay que monitorizar y controlar el progreso de esas acciones, y por otra hay garantizar que las medidas de eficiencia energética se integran en la operativa habitual.

Eficiencia energetica hotelAhora bien, con el fin de simplificar este proceso la mayoría de los hoteles están optando por instalar una plataforma de eficiencia energética que les permite automatizar la gestión, como SMARKIA. La herramienta está diseñada para ayudar a analizar el desempeño energético de un hotel de forma sencilla, y así poder identificar las medidas más oportunas y rentables.

 

Factores que influyen en el consumo energético de los hoteles

Como queda dicho, es esencial en un programa de eficiencia energética de un hotel identificar las áreas y fuentes de mayor consumo y los indicadores más relevantes en su desempeño energético.

En general el mayor gasto de electricidad de los hoteles proviene de la iluminación y la climatización, mientras que el agua caliente es la que demanda más gas natural:


consumo energético hoteles

Consumo de electricidad y Gas Natural en hoteles

Estos consumos y sus fluctuaciones están determinados por factores técnicos, arquitectónicos, locales y de gestión. Veamos a continuación algunos de los factores más comunes y sus posibles efectos:

 

FACTOREFECTOSIMPACTO
CONSTRUCCIÓN
TamañoCuanto más grande sea el hotel, más energía se necesitaMedio
FormaSi las instalaciones están dispersas en varias construcciones serán menos eficientes que si se concentran en unaMedio
Fecha de construcciónUn edificio nuevo estará mejor aislado que uno antiguoMedio
Equipamiento técnicoEs importante que los aparatos técnicos y electrónicos sean eficientesAlto
CARACTERÍSTICAS DEL HOTEL
CategoríaCuanta más categoría tenga, más energía se consume (desde 17,30kwh/habitación en clase económica a 89,35kwh/habitación en lujo)Alto
Instalaciones y serviciosCuantas más instalaciones y servicios, mayor consumoAlto
LOCALIZACIÓN
ClimaEn función del frío/calor de cada área, se hará más o menos uso de aire acondicionado y calefacciónAlto
Políticas localesPolíticas energéticas locales pueden afectar en materia de precio y emisiones CO2, determinando el tipo de energía a emplear (gas, electricidad, eólica, etc.)Alto
OPERACIONES
Gestión energéticaLa política de gestión energética es crucial a la hora de controlar los costes, porque implica a todas las partes (empleados, inversores, huéspedes) y va a establecer los objetivos y mejores prácticasAlto
OcupaciónUna alta ocupación significa más demanda de energía. No obstante, algunos espacios requieren mucha energía independientemente de la ocupaciónMedio
Horas de operatividadUn hotel está activo las 24 horas. Sin embargo, las horas de mayor movimiento pueden influir en el precio de la energíaBajo

Fuente: Hotel News Now

Las medidas de eficiencia energética más habituales en hoteles

Siguiendo con el proceso de implantación de un programa de eficiencia energética, una vez que se conocen los factores de consumo energético, se procede a tomar las medidas necesarias, que pueden ir desde algunas de fácil implantación y poca inversión (quick wins) a proyectos más complejos y ambiciosos. La magnitud de las medidas a desarrollar dependerá del estado actual del establecimiento y del presupuesto disponible. Aunque muchos propietarios de hoteles (sobre todo en segmentos más sensibles al precio) se muestran en un principio reacios a realizarlas, el impacto en el medio ambiente y la reducción de costes son tan significativos que justifican la inversión requerida.

A continuación mostramos las medidas que se llevan a cabo con más frecuencia en los hoteles y el porcentaje de ahorro máximo que se puede obtener en cada área: 

AHORRO MÁXIMOÁREAMEDIDADIFICULTA DE IMPLEMENTACIÓN COSTE 
75%IluminaciónInstalar sensores de movimientoAltaElevado
Bombillas de bajo consumo y LEDMediaMedio
Ventanas para iluminación naturalAltaElevado
30%Calefacción y ACSServicio de mantenimiento de calderasBajaBajo
Instalar termostatos individuales en las habitacionesAltaElevado
Aislamiento de las instalacionesMediaMedio
Bajar la calefacción cuando la ocupación es bajaBajaBajo
30%Aire AcondicionadoRecolocar puntos de A/A apropiadamente AltaElevado
Mantenimiento de los equiposBajaBajo
Instalar termostatos individuales en las habitacionesAltaElevado
Aislamiento de las instalacionesMediaMedio
Bajar el A/A cuando la ocupación es bajaBajaBajo
40%CocinaConvertir la grasa en combustible biodinámicoBajaMedio
Mantenimiento del equipoBajaBajo
Instalar equipamiento eficienteAltaElevado
30%PiscinaInstalar una cubierta para la piscinaMediaMedio
Control correcto de la temperatura del aguaBajaBajo
Mantenimiento de los filtrosMediaElevado
15%ComprasControl de las facturas y proveedoresBajaBajo
Comprender las facturas energéticasBajaBajo
Instalar un software de Monitorización y Gestión de la EnergíaBajaBajo
40%OtrosConcienciación de empleados y huéspedesBajaBajo
Instalar paneles solaresMedioElevado
Uso de energías renovablesMedioElevado

Medidas de ahorro energético habituales en hoteles

 

Conclusión

El consumo energético es uno de los principales gastos de un hotel. La buena noticia es, que por contra, es uno de los gastos más fáciles de controlar y que se pueden conseguir importantes ahorros incluso con una inversión moderada y pequeñas acciones. Un programa de eficiencia energética apoyado en un Sistema de Gestión Energética es el camino para una buena gestión energética, para la optimización de los recursos disponibles y para la planificación a largo plazo de mejoras continuas.

Dentro de este programa, lo primero que tenemos que hacer es identificar y controlar el origen de los consumos. La plataforma Smarkia Monitor sirve para monitorizar y medir todos los contadores de la infraestructura del hotel, y conocer de esa manera, qué está pasando con la energía que se consume. Es la herramienta perfecta para unificar y sistematizar las labores de recogida y análisis de los datos de consumo, así como los costes energéticos y posteriormente sacar las conclusiones e informes necesarios para disponer de una visión detallada de la situación. Esta información es crítica para poder localizar y valorar las oportunidades de mejora y priorizar en las iniciativas de eficiencia energética que llevarán al hotel a reducir su consumo energético, con el ahorro económico que conlleva, y su consecuente aumento de la competitividad.

Por otro lado, implantar estas políticas de ahorro energético en un hotel  es el paso previo a la obtención de reconocimientos por los esfuerzos realizados, por ejemplo la certificación ISO 50001 o del protocolo IPMVP de EVO, cuyo cumplimiento y obtención lo simplifica la plataforma Smarkia 50001.

Si eres responsable en un hotel y quieres saber cómo Smarkia Monitor y Smarkia 50001 pueden ayudarte a ganar en eficiencia energética y competitividad, escríbenos.

 

 

 

Inditex
CBRE
Repsol
Vestas
Central Lechera Asturiana