La gestión energética en el 2017

Comenzar a ahorrar en los consumos energéticos de una organización es una decisión que se toma por diferentes motivos. Estos suelen ser la búsqueda de ahorros energéticos y sus correspondientes reducciones de costes al mismo tiempo que se cuida el medio ambiente y se reduce la huella de carbono de la organización. De manera que un software energético es muy beneficioso en la gestión de cualquier organización, al mismo tiempo que su uso refuerza la parte de responsabilidad social empresarial o corporativa (RSC) y el compromiso con el medio ambiente.

El mercado ofrece múltiples soluciones con las que trabajar, por lo que una vez que se decide dar el paso hacia la monitorización o gestión energética, hay que sopesar qué sistema se utilizará para ello. Para tomar esta decisión hay que fijarse en varios puntos, para ver cual se adapta mejor a las necesidades reales de la empresa, como por ejemplo la implementación de la plataforma, ya que será uno de los momentos de mayor peso en la inversión total en la plataforma y permitirá ver el abanico de posibilidades que ofrece.

Lo primero de todo es valorar el coste en tiempo y dinero. Si lo que se busca es reducir los costes, debe tenerse en cuenta la inversión inicial, por lo que, si el software nos exige adquirir algún tipo de licencia, instalación en equipos físicos o de un hardware concreto, esto requerirá un mayor tiempo de implementación y con ello mayores costes. Si se opta por una solución cloud que permite trabajar sin que Está claro que el 2016 fue el año del Real Decreto 56/2016 sobre eficiencia energética, ya que muchas empresas españolas debían cumplir con él. Esto trajo muchos cambios, movimientos, e incluso, carreras de última hora. Sobre todo, esto último fue lo que hizo que se tuviera que prorrogar tres meses más la fecha límite de entrega de documentación para que las empresas cumplieran con el Real Decreto y no fueran sancionadas.Gestión energética en el 2017

Pero en todo este revuelo, no solo las empresas estaban algo perdidas. Las administraciones públicas tampoco terminaban de aclararse, ni de sus competencias, ni de como se distribuían en cuanto al control e inspección del alcance y calidad de las auditorías, así como a la hora de sancionar aquellas empresas que no cumplan con la normativa, o que no entregasen en tiempo y forma la auditoría. Sanciones que van desde los 1.000 euros en caso de sanciones leves, hasta los 60.000 euros si las infracciones fuesen consideradas como muy graves. Desde Asociación de las Empresas de la Eficiencia Energética se elaboró una guía con los requisitos en cada Comunidad Autónoma.

Este panorama hizo que muchas empresas, optaran por la auditoría energética como solución rápida para cumplir con el trámite administrativo que supone esta norma. Más, desde que los precios de estas se bajasen en ocasiones de manera considerable, lo que lo convertía en la perfecta solución para cumplir y despreocuparse durante cuatro años de este tema. Pero las sorpresas para muchos ha sido el ver las posibilidades de ahorro plasmadas en un papel que a priori iba a destinarse a permanecer guardado en un cajón hasta la próxima auditoría.

Tras conocer por las auditorías las potenciales cifras de ahorros energéticos y económicos que pudieran lograrse siguiendo una serie de recomendaciones y medidas, muchas empresas han decidido continuar este camino y conocer más sobre estas posibilidades, contactando con empresas de servicios energéticos (ESEs) o plataformas de gestión energética, como SMARKIA. Lo que buscan es, ahora que ya han cumplido con la legislación, comenzar durante este año a implantar medidas de ahorro energético y mecanismos para medir, monitorizar, analizar y gestionar todas estas mejoras, y poder luego controlar que esas reducciones de consumos y costes energéticos se mantengan en el tiempo.

Por lo tanto, el último trimestre de 2016 ha dejado un entorno perfecto para que este año sea el de la gestión energética, la reducción de consumos, costes, y emisiones al medioambiente,  con el mejor escenario posible para este 2017.

Primeras semanas del año

De momento el entorno se plantea con múltiples novedades y citas que no deben perderse en las primeras semanas del año, ya que marcarán el desarrollo económico y energético del año

  • Cambio en la Casa Blanca. Las dudas sobre el nuevo rumbo que tome Estado Unidos en materia de eficiencia energética y medio ambiente es un misterio, aunque sin lugar a dudas habrá una clara apuesta por los combustibles fósiles y el fracking con Rex Tillerson, presidente y consejero delegado de Exxon Mobil, un gigante petrolero, como nuevo secretario de Estado del país.
  • Brexit. El próximo día 17 de enero, martes, la primera ministra británica, Theresa May, comunicará la hoja de ruta para la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Esto sin duda afectará a las economías europeas, al Euro y su posición respecto al Dólar, y por ello, a la cotización del petróleo ya que este cotiza en dólares.
  • En diciembre, y desde 2001, los países que forman la OPEP y otros países como Rusia y México, alcanzaron el primer acuerdo mundial para recortar el bombeo de crudo, aliviando el exceso de oferta responsable de los bajos precios en los dos últimos años. Por lo que habrá que estar pendiente de sus próximas reuniones en este año.
  • La contaminación ambiental en las ciudades. 2016 cerró con limitaciones al tráfico en los centros de algunas de las principales capitales europeas como Madrid, París, Roma, Berlín o Londres, la cual superó los límites anuales de polución de aire en los cinco primeros días del año.
  • En España en este primer trimestre se producirá la subasta de renovables con el ojo puesto que en el 2020 el 20% de la e energía consumida en Europa provenga de estas fuentes. Incluso, algunos como Google, pretenden que este sea el año en el que se abastecen únicamente de energía 100% verde o Telefónica que cuenta con lograrlo en todas sus instalaciones en 2020.
  • El año arranca con una subida del precio del gas debido al aumento de la demanda por la ola de frío, y con máximo en el precio de la electricidad en los últimos cuatro años, por lo que es un momento perfecto para implantar medidas de gestión energética, monitorizándolas, analizándolas y controlándolas mediante un software de gestión energética.

Objetivos Europa 2020         

Y todo ello para encaminar los objetivos para el 2020 sobre el cambio climático y la sostenibilidad energética en Europa

  • Aumento del 20% de la eficiencia energética.
  • El 20% del consumo provenga de energías renovables.
  • Las emisiones de los gases de efecto invernadero se reduzcan un 20% respecto a los niveles del 1990.

Por eso, desde SMARKIA creemos que estamos en uno de los mejores años para implantar un sistema de gestión energética que permita un completo seguimiento de la norma ISO 50001, reduciendo los consumos energéticos, los costes que de ellos se deriivan, mejorando el resultado económico de las empresas y el medio ambiente por la reducción de la huella de carbono que esos menores consumos logran.

Inditex
CBRE
Repsol
Vestas
Central Lechera Asturiana