Gestión multi-energía: el gas natural

La factura eléctrica es para las empresas una de las principales partidas de gastos. No por eso es, ni mucho menos, el único consumo energético en el que hay que fijarse a la hora de gestionar la energía y de reducir los costes que esta representa. Por eso, SMARKIA es la plataforma multi-energía con la que medir, monitorizar, analizar y gestionar los consumos de las diferentes fuentes energéticas en un único entorno. Su flexibilidad y escalabilidad, permite, trabajar con cualquier energía o variable (temperatura, presión, humedad, volumen, etc.), desde un único punto, hasta múltiples sedes, de una manera sencilla e intuitiva.

Instalaciones de gas natural

Entre las principales fuentes energéticas que se pueden consumir en cualquier organización, el gas ha experimentado un importante crecimiento en las últimas décadas. Incluso, llegando a situarse actualmente por encima del carbón en un país como Estados Unidos, el que fuera conocido como el ‘país del carbón’, debido a ser el país con mayor reserva del mundo y uno de los mayores consumidores (el 70% de las operaciones ferroviarias del país llegaron a ser para el transporte del carbón).

En España, también se ha convertido en uno de los combustibles más importantes para la economía. Hasta el punto que, si no se tiene en cuenta el sector del transporte, que es el responsable de entre el 30 y 40 por ciento de los consumos energéticos de los países, siendo su principal fuente de energía los productos derivados del petróleo, la mayoría de los consumos nacionales son de gas natural. Es tal el caso, que, si se observan todos los consumos nacionales excepto los del sector del transporte, más del 50 por ciento de los consumos energéticos en el territorio nacional son de gas natural. A continuación, se muestra esto de manera más visual con dos gráficas en las que se representa el total del consumo energético de España en Ktep, unidades de energía que equivalen a mil toneladas de petróleo. A la izquierda, los derivados del petróleo triplican el consumo del gas natural. Pero si no tenemos en cuenta el sector del transporte, podemos ver (gráfica derecha) cómo el gas natural es más de la mitad del consumo energético final del país.

Consumo final de la energía en EspañaConsumo final de la energía en España

Consumo energía en España (sin sector transporte)Consumo final de energía en España

Fuente: Elaboración propia en base a los datos del IDAE

Y es que el gas natural cuenta, entre otras, con dos principales ventajas:

  • Respecto al resto de energías no renovables es el más económico.
  • De los combustibles fósiles es el menos contaminante.

El sector hotelero es un ejemplo para ver de manera muy clara la importancia y el peso que puede tener gestionar, además del consumo energético eléctrico, el del gas natural. El consumo medio de este sector se divide aproximadamente a la mitad entre la energía eléctrica y la térmica, por lo que una buena gestión multi-energía permite conseguir importantes reducciones de consumos y costes energéticos al hotel.

Pese a que muchos hoteles están situados en zonas rurales o costeras, en las que no existe la canalización del gas natural, cada vez son más los que, en zonas con posibilidad de acceder a la canalización, lo utilizan para sus instalaciones sustituyendo otras fuentes como son el gasóleo o el gas propano para generar esa energía térmica que necesitan en sus instalaciones.

Y es que el gas natural tiene importantes ventajas frente a sus alternativas:

  • La comodidad del suministro, no se necesita tener depósitos para almacenarlo en las instalaciones.
  • Altos rendimientos energéticos con menores consumos trabajando a baja temperatura.
  • Rapidez de puesta en marcha, y la facilidad de regulación y control.
  • El cambio a gas natural no requiere elevadas inversiones, incluso algunos equipos permiten su conversión para trabajar con el gas natural, reduciendo notablemente la inversión necesaria para el cambio.

Siguiendo el ejemplo, si una organización como un hotel o cadena hotelera, gestiona sus instalaciones con una plataforma de gestión energética, podrá beneficiarse de las ventajas que tiene trabajar con las distintas fuentes energéticas, controlando y optimizando sus consumos.

Monitorizando las diferentes energías puede analizarse cómo se reparten los consumos en la organización, conocer al detalle dónde y por qué se consume más energía y estudiar la manera de reducir los consumos. Con el ejemplo del hotel, la gestión multi-energía, permite atacar el global de los consumos energéticos, no únicamente una parte, lo que reduciría a esa porción las mejoras conseguidas quedando sin trabajar un amplio campo de mejora. Con SMARKIA, todo esto puede realizarse de manera intuitiva y sencilla, incluso en una única pantalla, personalizando el Dashboard con los datos que se consideren de mayor relevancia, así la organización puede tener de manera visual las medidas más importantes de los distintos consumos, de una única sede o tantas como sean.

Además, la monitorización y gestión energética, ayuda en el mantenimiento de los equipos de gas natural. Ya que puede detectarse aumentos del consumo de la instalación, de forma que, si hubiera alguna avería o fallo en el correcto funcionamiento de la instalación, podría ser detectada, localizada y subsanada rápidamente. Si no se tuvieran sistemas de monitorización, se tardaría más tiempo en percatarse de ese incremento en los consumos, casi seguro por un aumento considerable de la factura del gas, así como en detectar el problema en la instalación, lo que a su vez encarecería la reparación. Mientras que con SMARKIA, ese mayor consumo puede detectarse de manera rápida gracias a los modelos predictivos y líneas base, y conocer en qué punto de la instalación se ha producido ese aumento y estudiar sus posibles causas. Porque, además, las instalaciones de gas, tienen que ser tratadas en función a la normativa sobre las mismas principalmente por motivos de seguridad.

Normativa para la eficiencia energética del gas

Los requisitos que deben cumplir, desde el momento del diseño hasta el de la puesta en marcha, las instalaciones que funcionen mediante gas natural están en el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE). Por ejemplo, hay que tener presente el tipo de mantenimiento que deben tener:

  • Las instalaciones con una potencia útil inferior a 70kWs (suelen ser instalaciones de calderas individuales), deben tener un mantenimiento anual, o bianual en el caso de las calderas murales a gas.
  • Aquellas que tengan una potencia superior a 70kWs (generalmente calderas comunitarias) el mantenimiento lo realizará mensualmente una empresa autorizada a ello.
  • Y en el caso que superen los 5.000 KWs (grandes centrales), deberán hacerse de manera mensual con una empresa autorizada y bajo la dirección de un titulado con funciones de director de mantenimiento.

Debe cuidarse el mantenimiento de los sistemas para evitar que cualquier incidencia pueda provocar una fuga en la instalación, ya que el gas natural presenta un doble peligro para las personas, por lo que se debe ser muy cuidadoso y precavido en su uso y mantenimiento, pues:

  • Es inflamable.
  • Su inhalación es tóxica.

Consejos para evitar accidentes en las instalaciones de gas

Cierto es que, la mayoría de accidentes se producen por descuidos de los afectados, generalmente en lugares con poca ventilación. Es por eso que hay que ser precavido en su uso y seguir estas pautas para tratar de evitar que se produzcan accidentes:

  • Para realizar una instalación de gas o cualquier modificación sobre la misma debe tratarse de un instalador autorizado.
  • Igualmente, un instalador autorizado debe revisar la instalación de manera periódica.
  • Si se detecta cualquier anomalía en la instalación o en el funcionamiento se debe contactar con el servicio técnico.
  • Si no se va a utilizar en un largo periodo debe cerrarse la llave de paso del gas para evitar fugas.
  • Puede saberse si la combustión se está produciendo correctamente si la llama del calentador es de color azul y constante.

Una correcta monitorización con SMARKIA de la instalación de gas, permitirá reducir los consumos de las distintas fuentes energéticas y los costes de la organización, así como mantener una cierta seguridad preventiva, detectando desviaciones de los consumos que pudieran deberse a fallos en su correcto funcionamiento, evitando que esto derive en cualquier tipo de fuga o accidente no deseable en la organización.

Conoce como gestionar el consumo energético de la organización: apuntese al webinar "AHORRE CON SMARKIA"

 

Inditex
CBRE
Repsol
Vestas
Central Lechera Asturiana