Factura indexada a pool (I): Principales características

Como adelantamos en nuestro post anterior, existen diferentes opciones a la hora de contratar nuestra energía eléctrica. En esta ocasión, trataremos de explicar los conceptos fundamentales de un contrato indexado a pool, de manera que podamos entender cualquier oferta recibida.

El primer aspecto a tener en cuenta y uno de los más importantes, es la diferencia entre los sistemas de facturación de casi todas las comercializadoras. De ahí, que cobre mayor importancia si cabe, comprender cada uno de los términos que componen una oferta para poder hacer una comparación rigurosa.

Facturación indexada: POOL vs TRHOUGHT

 

Actualmente existen diferentes tipos de facturación indexada, englobados en dos grupos principales:

  • PASS POOL: La comercializadora nos ofrece un coeficiente fijo por periodo, aplicado en base al precio horario OMIE, que cubrirá todos los pagos por servicios del sistema. En esta modalidad la comercializador debe asegurarse que ese precio cubrirá posibles variaciones del mercado.
  • PASS TROUGHT: El único concepto fijo en esta modalidad es coste regulado de las tarifas de acceso (ATR), estando el precio ofertado en función de la variación del precio de casación y de los costes de servicio del sistema (los cuales veremos más adelante). En este caso, la comercializadora traspasa directamente al cliente cualquier variación que se produce en el mercado.

 

Dependiendo de nuestra mayor o menor aversión al riesgo, nos decantaremos por una opción o por otra.

Dentro de estas dos modalidades, nos encontramos con diferentes términos que pueden ser de aplicación. A continuación enumeraremos los principales:

 

  • Precio del mercado diario (OMIE): Es el precio resultante de la casación entre oferta y demanda de electricidad y la base de cualquier contrato indexado. Este precio varía hora a hora.
  • Precio del término regulado ATR: Es el precio fijo publicado en BOE. Este término es igual para todas las comercializadoras
  • Fee: Margen comercial establecido por cada comercializadora
  • Pago por capacidad: También conocido como garantía de potencia. Establecido por periodo y tarifa según BOE.
  • Pérdidas del sistema: Coeficiente de pérdidas horario
  • Desvíos: Coeficiente de desvíos originados en la gestión de la compra al mercado libre.
  • Tasas municipales: Establecidas según la reglamentación vigente.
  • Sobrecostes del mercado: Establecidos en el Esios
  • Gastos operativos: Fijados por cada comercializadora en función de su estructura
  • Costes financieros: Aplicados sobre el resto de términos de la factura indexada

 

Como adelantábamos al principio del artículo, hay múltiples combinaciones posibles de los términos que acabamos de ver, por lo que es difícil evaluar si la oferta recibida por parte de la comercializadora es la más interesante. Adicionalmente, tendremos que tener en consideración nuestro perfil de consumo horario, para terminar de decantarnos por una propuesta.

Y aquí es donde SMARKIA aporta un gran valor añadido a través del módulo FACTURA INTELIGENTE, ya que permite realizar de manera rápida y sencilla las siguientes tareas:

Factura inteligente SMARKIA

 

  • Comparar cualquier propuesta de compra indexada, aplicando las condiciones específicas de cada comercializadora a nuestro perfil de consumo, permitiéndonos elegir la más favorable
  • Prever cual será nuestro coste energético antes de recibir la factura
  • Comprobar que la factura emitida por la comercializadora es correcta.
  • Optimizar las condiciones de contratación de cara a la renovación o cambio de los contratos de suministro
  • Reducir los coste de gestión y control sobre los suministros eléctricos

 

En el próximo artículo, nos centraremos en analizar con más detalle los problemas más comunes con los que nos encontramos a la hora de interpretar una factura indexada. Hasta entonces, no dude en contactar con nosotros, si quiere saber más sobre cómo ahorrar en su factura eléctrica.

Inditex
CBRE
Repsol
Vestas
Central Lechera Asturiana