¿Cómo establecer líneas de base en un sistema de gestión energética ISO 50001?

ISO 50001, la norma internacional sobre sistemas de gestión energética, exige establecer una o varias líneas de base energética. ¿Qué son ¿Cuántas conviene establecer? ¿Cómo se calculan?

¿Qué son las líneas de base energética?

La respuesta a esta primera pregunta es relativamente sencilla, la podemos extraer de la propia ISO 50001: una línea de base energética es una referencia cuantitativa que proporciona la base de comparación del desempeño energético.

El primer aspecto que destacaría de la definición es “cuantitativa”. Es decir, que una línea de base ha de estar compuesta por cantidades, valores, datos. Podemos pensar en una representación gráfica de esos valores o datos. De ahí su nombre, “línea”.

El segundo aspecto destacable es “base de comparación del desempeño energético”. Es decir, que una línea de base son los de valores de desempeño energético que se fijan como referencia para evaluar si éste mejora con el tiempo, se mantiene o empeora. De ahí su nombre “base”, base de referencia. 

Representación gráfica linea base

 

Supongamos un centro comercial en el que se decide utilizar la cantidad de energía consumida en iluminación, como una forma de medir el desempeño energético del centro. La línea de base en este ejemplo, serán los valores de energía destinada a iluminación que se toman como punto de partida, base o referencia para evaluar si el consumo aumenta, se mantiene o disminuye.

Es importante destacar también, que una línea de base energética refleja un periodo de tiempo específico  y que debe actualizarse cuando ya no sirva como base de referencia para comparar el desempeño energético. Por ejemplo, una vez consolidada una medida de ahorro introducida para reducir el consumo de iluminación en el centro comercial del que hablábamos:

Línea Base

 

La medida de ahorro (si ha sido eficaz) habrá conseguido reducir el consumo en iluminación, supongamos en un 5%. Por eso, una vez que consideremos consolidada la mejora, va a ser necesario recalcular los valores de la línea de base a tener en cuenta para el siguiente ciclo. De no hacerlo, la línea de base seguirá informando sobre un ahorro del consumo en iluminación del 5%.

¿Cuántas líneas de base energética conviene establecer?

Para medir el desempeño energético debemos hacer seguimiento, según ISO, de indicadores de desempeño energético. Por ejemplo, la cantidad de energía consumida por unidad producida puede ser un indicador de desempeño energético en un entorno industrial.

Así que, al menos, debemos contar con líneas de base para cada indicador de desempeño energético que se decida seguir en una organización.

Es importante contar también con líneas de base para las áreas de uso significativo resultantes del proceso de revisión energética. De esta forma, podremos detectar desviaciones en el consumo de las áreas de uso significativo y evaluar los ahorros conseguidos, en caso de introducir mejoras.

Si el consumo de un área de uso está por encima de su línea de base puede ser que haya algún problema que esté haciendo que las instalaciones consumidoras utilicen más energía de la necesaria. Por el contrario, si el consumo de un área de uso está por debajo de su línea de base, se deberá probablemente a una mejora introducida.

Claro está, para poder extraer conclusiones a partir de la comparación con las líneas de base implementadas en una organización, es fundamental que éstas estén correctamente definidas y calculadas.

¿Cómo se calcula una línea de base?

Contar con datos históricos de consumo es fundamental para el cálculo de líneas de base. Cuantos más, mejor.

Ahora bien, no perdamos de vista a las “variables” de la ISO 50001. Ya que, recordemos, el consumo de energía depende del valor de las mismas.

Si en una industria establecemos como línea de base para el consumo de energía destinada a producción en 2014, la cantidad de energía consumida en producción en 2013, podemos encontrarnos con desviaciones importantes (entre el consumo y su línea base) si el nivel de producción de 2014 difiere mucho del que hubo en 2013. Y serán desviaciones que no se deben a problema alguno ni de uso, ni de consumo ni de eficiencia.

Así que, si lo que buscamos es detectar problemas, es decir, que la línea de base de 2014 prediga el consumo de energía ajustado a las unidades producidas en 2014, tendremos que establecer dicha línea como una fórmula, por ejemplo, Línea de base del consumo en producción = a + b*nivel de producción. Es decir, habrá que analizar los datos históricos disponibles para extraer la relación: consumo obtenido-valor de las variables.

La automatización de esta y muchas funcionalidades se pueden conseguir con SMARKIA 50001

 

Inditex
CBRE
Repsol
Vestas
Central Lechera Asturiana