Claves para realizar una Revisión Energética según ISO 50001

Cualquier organización que desee gestionar su energía según los criterios de ISO 50001 debe comenzar por realizar una revisión energética. Básicamente, se trata de analizar cómo está siendo el uso y consumo de energía para ser más eficiente. Gráficamente, se puede representar así:

Revisión energética ISO 50001

¿Cuáles son los pasos que debe darse para realizar una revisión energética según ISO 50001?

  1. Lo primero que se debe pensar es cuáles son las fuentes de energía que se están utilizando en la organización, y recopilar datos sobre el uso y consumo pasado y presente de cada una de ellas.

eficiencia energética ¿Dónde localizar los datos sobre uso y consumo de cada fuente? Aunque, para organizaciones pequeñas, podría plantearse consultar los datos reflejados en las facturas de los proveedores de energía, lo más rápido y fiable, sin duda, es contar con dispositivos de medición que registren los consumos.

Es de gran ayuda también, disponer de un sistema de telemedida que permita capturar y centralizar las medidas de consumo proporcionadas por los diferentes elementos de medición. De esta forma, evitamos perder tiempo recopilando los datos de partida que necesitamos para realizar nuestra revisión energética.

  1. Una vez contamos con los datos de uso y consumo, ISO 50001 pide que se determinen las “áreas de uso significativo” de la organización.

Al fin y al cabo, lo que se nos está pidiendo es aplicar la máxima “divide y vencerás”. Recordemos que el objetivo de una revisión energética es extraer oportunidades de mejora, a partir del análisis del desempeño energético. Pues bien, en vez de analizar el desempeño energético de la organización en su conjunto, vamos a analizarlo en elementos más pequeños, las “áreas de uso”, en concreto, en las que sean “significativas”, porque de esta forma nos va a resultar mucho más sencillo detectar cuáles son las oportunidades de mejora con las que contamos.

Es fácil intuir que el término “significativo” hace referencia a aquellas áreas de uso donde el uso y consumo de energía es más importante, es mayor. Sin embargo, la complejidad reside en el primer término, “áreas de uso”.

¿Qué es un área de uso? ¿Por qué está compuesta? Podemos decir que un área de uso es un conjunto de instalaciones, equipos, procesos, sistemas, personal… que están haciendo uso de la energía. Por ejemplo, en una fábrica, podríamos decir que un área de uso es el conjunto de instalaciones, máquinas, equipos, que pertenecen a la línea de producción que realiza el proceso de “empaquetado”, así como las personas que intervienen en dicho proceso.

La segunda cuestión sería ¿Cómo establecer las áreas de uso de una organización, es decir, en qué “partes” la dividimos para analizar el desempeño energético? En base a los datos sobre el uso y consumo de energía de los que partimos.  Es decir, lo más lógico es conformar un área de uso para cada conjunto de instalaciones, procesos, personas… para los que se conoce, se mide, su uso y consumo de energía. O dicho a la inversa, no tiene mucho sentido conformar un área de uso con elementos para los que no conocemos su uso y consumo.

  1. El siguiente paso consiste en analizar el desempeño energético actual de las áreas de uso que hemos identificado como significativas, para detectar cómo éste se puede mejorar. Y aquí hay que tener amplitud de miras, porque el concepto de desempeño energético, según la propia ISO 50001, incluye el uso de la energía, la eficiencia energética y el consumo energético.

Por ejemplo, se trata de analizar cuál es la eficiencia energética de las instalaciones de un área de uso y ver cómo se puede mejorar, pero también de ver si hay desperdicio de energía y cómo se puede evitar, o analizar cómo se puede reducir la demanda de energías convencionales a partir de la utilización de energías renovables. Les recomiendo consultar el método de SMARKIA 50001 para análisis del desempeño energético.

  1. Por último, ISO 50001 pide identificar las “variables” que afectan al uso y consumo de energía en cada área de uso significativo, así como estimar el uso y consumo futuros de energía.

¿Qué es una variable? La mejor forma de entenderlo es con un ejemplo: en las áreas de uso relacionadas con el proceso de producción de una fábrica, una variable será  el “nº de unidades fabricadas”, ya que, en función de cuántas unidades se fabriquen la utilización de energía será mayor o menor.

A partir de las variables identificadas y de los datos históricos de uso y consumo de energía, es posible (aunque no siempre sencillo) estimar el uso y consumo futuros. En el ejemplo anterior, si la única variable para la línea de producción analizada fuera el “nº de unidades fabricadas”, parece lógico pensar, que el uso y consumo de dicha línea se podría predecir a partir de los consumos registrados hasta la fecha y del número de unidades que se pretenden fabricar.

¿Cómo es una revisión energética realizada con SMARKIA 50001?

SMARKIA 50001 sigue la metodología ISO y resuelve las principales dificultades que hemos analizado, convirtiendo la revisión energética en una tarea sencilla y eficaz:

  • Incorpora telemedida, evitando que tengamos que recopilar datos sobre el uso y consumo de energía.
  • Automatiza la conformación de áreas de uso, indicando cuáles son significativas.
  • Incorpora una metodología de análisis del desempeño energético completa, basada en la evaluación del uso, consumo y eficiencia energéticos.
  • Relaciona variables con áreas de uso y establece consumos futuros a partir de líneas base.

Gestor energético ISO 50001

Inditex
CBRE
Repsol
Vestas
Central Lechera Asturiana